domingo, 14 de febrero de 2010

Desperdicios


El objetivo de este post, a día de hoy y en estas horas era simplemente despedirme de todos vosotros o al menos, dedicaros un "hasta luego" que creo que es lo mínimo que merece la gente que ha dedicado algún minuto de su vida a leer las idioteces que escribo en este blog sin sentido. No tengo nada que decir, nada que contar...
Al final este psicólogo de líneas y páginas no me deja desaparecer tan fácilmente y cuando me dispongo a escribir un "adiós" los dedos fluyen solos dibujando maneras que ni yo misma entiendo.
A veces siento que desperdicio mi tiempo en esto, en realidad, no tengo otra cosa en que desperdiciarlo, creo que por eso, sigo asomándome por este lugar de vez en cuando, para no dejar pasar mi terapia, para sentirme parte de la vida de otras personas leyendo sus vivencias, sus intereses, sus miedos y sus dudas.

No puedo desentenderme tan rápido, no puedo dejar de pensar en que los días, las horas, los minutos con sus segundos pasan a una velocidad que me atrofia los sentidos, que no me deja respirar adecuadamente, que me asusta y aterra.

No he hecho nada con mi vida. Nada en absoluto. Todo está vacío, y hoy creo que es el día en el que soy más consciente que nunca.
Dedico 40 horas a la semana a trabajar (esto lo hago desde hace 10 años), no llego nunca a fin de mes, no tengo hobbies ni entretenimientos, lo que más ocupa mi tiempo es hacer cuentas, hacer cuentas para poder permitirme salir a cenar fuera un par de veces al mes.
Dedico mi tiempo libre a ver series o películas, a leer (cada vez más de vez en cuando) y a lamentarme, a arrepentirme de tantas y tantas cosas que he ido haciendo mal a lo largo de mi existencia.
Me he equivocado probablemente con todas y cada una de mis elecciones desde que tengo uso de razón hasta ahora. Dediqué poco tiempo de mi vida a las amistades, centrando mi círculo en dos o tres personas que a día de hoy no veo si no dedico mi fin de semana a acrivillar a sms (viernes, sábado y del domingo ya paso). Pienso que si hubiera estado más atenta ahora mismo no tendría practicamente que suplicar la atención de ese círculo tan reducido.
En el aspecto laboral no me siento satisfecha, no vivo haciendo algo que me gusta. De echo, tengo ganas constantes de mandar a la mierda a la mitad de la gente que me rodea. Estoy harta de las buenas caras, harta de conformarme, de la infravaloración, del sueldo de mierda... etc.
Tengo proyectos en mi cabeza, tengo ideas y tengo miedo. Ése es el problema, mi falta de cojones, mi falta de dinamismo, coraje y de alguien que crea en mí y me apoye.

Necesito un cambio. Urgente.

Seguiré por aquí, al menos de momento. No preocupaos, de momento no me suicido. Éso merecería otro post (o no).
...

(Por otro lado, comentar que no suelo borrar comentarios, me gusten o no. Pero en uno de los últimos post alguien anónimo hizo un comentario muy muy fuera de tono que creo que no merecía quedarse ahí. Sólo eso.)



12 comentarios:

Elektra dijo...

Joder, Laura. Prefiero pensar que no es una despedida esta entrada tuya. Prefiero pensar que tienes un mal día... quizá un mal mes.

Muchos besos, hermastria.

Anele dijo...

Mi comentario anterior es fue por la conexión.Una pena


Llevo algún tiempo leyendote de forma intermitente.

Transmites. Me gustas y la música que pones. Ouh Yeah....

Sigue por aquí,porfa. Realmente hay poca gente que no se muera por hacer literatura
;)

Juan Luis G. dijo...

Hola.

Incluso los peores errores merecen la pena, no lo dudes. Eres joven y tu momento está aún por llegar. Aún así, ni siquiera en los mejores momentos, es difícil desterrar esa idea de que nos hemos equivocado en algo, que todo podría ser mejor si hubiéramos tomado otro camino. Por lo menos a mí me pasa.

Yo pienso que sería feliz en aquel lugar donde casualmente no me encuentro y este asunto de cambiar de casa es el tema de un diálogo perpetuo que mantengo con mi alma. Charles Baudelaire

Un abrazo

Delgaducho dijo...

Que la vida es una puta mierda, que es lo que más o menos, resumiendo vienes a decir, es un hecho, me identifico con cada una de tus palabras, mil veces escribo rendido al enemigo, agitando a la existencia la bandera blanca pero aqui sigo y tú, y muchos más. Ánimo!!!

alfonso dijo...

chiquilla
no nos dejes que todos tenemos a veces mas o menos ganas de mandarlo todo a la porra
venga, animo, que esto son ciclos y despues se ven las cosas de otro color
un beso

Anónimo dijo...

Cariño pueds contar conmigo, solo tienes que llamarme, lo sabes...

un beso guapa

Ernesto

Maggie dijo...

Te entiendo y me siento muy parecido, pero veo que escribes, me interesa lo que cuentas.

Todos nos hemos sentido así alguna vez, o varias veces...

Sólo decirte que aquí estaré para cuando me quieras contar cualquier cosa.

Un beso

Juan Luis G. dijo...

Hola Laura.

Tienes una pequeña referencia en mi entrada del blog Hombros y blogs

Un saludo.

Laura dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras... Tiene cojones que me consigais alegrar el dia.

Os abrazo :):):)

Anele dijo...

Gracias.

Bogart dijo...

Este es el primer paso, tocar fondo, el segundo es apretar los dientes e intentar cambiar el mundo. Sólo así se consigue escapar del miedo, cuando no se tiene nada que perder.

Muchos ánimos y a por ellos (los sueños)....

Un beso.

Take it easy! dijo...

Llego con unos días de retraso, pero supongo que serás capaz de perdonarmelo.

Realmente espero que no nos dejes, las terapias de este estilo, te lo aseguro, van muy bien.Dudo que el tiempo dedicado a esto sea la diferencia entre hacer las cosas que quieres y no hacerlas.

Te entiendo perfectamente, comprendo a la perfección lo que es sentirse atrapado en una vida que no te llena y preguntarte como coño estás aquí. Y el miedo... el miedo se supera. Piensa lo que crees que mejoraria tu vida, piensalo detenidamente, imagina los pasos necesarios para alcanzarlo... ¡Y hazlos!

Tú circulo de amistades siempre estas a tiempo de ampliarlo, el curro de cambiarlo y el llegar o no a fin de mes tambien tiene solución, aunque sea compartiendo piso. Sólo hay que poner en orden nuestras prioridades.

Y si sigues echando de menos un circulo mayor de amistades vente a Barcelona, te prometo que acabarás pidiendo dias del fin de semana para descansar.

Ánimos.

Muuuakkkksss