viernes, 14 de agosto de 2009

Welcome holidays

Hoy, he salido del infierno de las batas blancas y los zuecos ergonómicos.

Ya no huelo la clorhexidina ni oigo el "runrunrun" constante del torno.

Para mí, a las 21:15 de la noche ya estoy oficalmente de vacaciones.



Hoy empieza mi vida, y durará a lo sumo 15 días. A no ser que mi contrato laboral se quede congelado en este caluroso agosto, en ese caso. Pasaré mis días en la cola del paro.

Hoy todo es diferente. Dispongo de más de una hora diaria para mi. Para rascarme el culo o hacerme la cera en las inglés con tranquilidad.

Incluso podré volver a llevarme al water "la chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina" después de comer y cagar agusto. (perdonar por lo escatológico del asunto).

Puedo respantingarme en pelotas en el sofá y ponerme el aire a todo gas mientras pienso en lo desgraciaica que soy. (Aunque ciertamente, me siento mucho menos infeliz tocándome las pelotas en mi casa que sentada en una mesa diciendo: Buenos días, le atiende Laura. ¿En qué puedo ayudarle?... Si yo no estoy pa' ayudar a nadie...)

Hoy, si que si. Ya puedo pelearme con 3200 viejas (y no tan viejas) en la playa por una minúscula parcelita de arena.

Hoy puedo perder 20 minutos de mi vida (Porque yo quiero, ¿eh?) para recorrer 2 kilómetros e ir a tomar un café con alguien.

Hoy seguiré bendiciendo el verano mientras chorreo de sudor al salir 2 minutos a comprar tabaco.

Hoy sigo odiando agosto, y amando fervientemente las tan esperadas vacaciones.

Por que yo lo valgo.



4 comentarios:

Un fraggel por Sevilla dijo...

Disfruta esas vacaciones que seguro que te has ganado de sobra.

No hay mayor placer que rascarse por el simple gusto de querer hacerlo y sin que medie picor alguno. :)

manolo rubiales dijo...

Pues dí que si, qué coño, que eso de que la vida es un valle de lágrimas es para los beatos y los estóicos, y hasta en esos momentos en que las vacaciones son una huida más que un descanso hay que sacar un punto de hedonismo necesario y reconfortante.

Vino y besos

supersalvajuan dijo...

No te pelees con las viejas, sales perdiendo seguro. La playa es suya.

Juan Luis G. dijo...

¡Yo también me apunto! (A las vacaciones, que no a la cera en las ingles, ¡uf, qué dolor!)